lunes, febrero 08, 2010

¿Existe la literatura por edades?

A raíz de un tema abierto sobre si la Ciencia Ficción es juvenil en un foro de la página de Ociozero, se ha desencadenado una discusión sana sobre si hay temas o géneros en la literatura asociados estadísticamente a ciertas edades. Así, las lecturas de Fantasía o Ciencia Ficción despertarían el interés de los más jóvenes, mientras que obras que podríamos calificar como serias sólo nos llamarían la atención, en general, tras alcanzar cierta edad.

Me he interesado bastante por el tema y la idea de esta entrada no es otra que abrir un debate sobre el asunto.


En mi opinión, el hecho de que la introducción a la lectura suela llegar de la mano de títulos de Fantasía o cómics de superhéroes no deja de ser una tendencia social. Así como hace veinte o treinta años la tendencia era interesarse por películas (y novelas) del Oeste. Y puede que, en un futuro no muy lejano, los críos crezcan con novelas ligeras de conspiraciones y sociedades secretas.


Estadísticamente sí hay lecturas temáticas por edades. Y no sólo por edades, sino también por el resto de roles sociales. Veríamos correlaciones entre lecturas y sexo, o lecturas y profesión. Pero lo que creo es que estos temas no responden a un esquema rígido que se mantenga en el tiempo, sino que se moldea continuamente según las tendencias que decidan poner de moda las editoriales.


Hay ciertas obras que, por su complejidad o madurez en sus ideas, valoramos mejor con el tiempo. Los libros no son productos independientes, su impacto depende tanto de las características del lector -edad, formación, etc.-, como de su estado de ánimo frente a la lectura -expectativas creadas a través de recomendaciones, interés por el tema, susceptibilidad emocional, identificación... Por eso recomendar La Divina Comedia a un niño de diez años no parece lo más apropiado (aunque haya niños que la lean). Sin embargo, la tendencia de nuestros mayores a distanciarse de la literatura fantástica que ahora está tan de moda con los tomos de Harry Potter parece más un rechazo derivado de prejuicio ideológico de la época en la que les tocó vivir que un desdén ante la supuesta inmadurez de esta literatura. Quizá se deba a que las obras con las que crecieron tenían un fuerte componente de denuncia política o que simplemente los mundos imaginados les recuerdan a esos intentos por dar la espalda ante la realidad social que padecían, no lo sé. Pero no parece haber un argumento sólido que permita discriminar las novelas de Fantasía frente al resto de ficciones.


El problema concreto de la Ciencia Ficción es que no goza de prestigio social. Hay temas recurrentes en Ciencia Ficción que se enmarcan claramente en la Filosofía, en la Psicología, en la Física, en la Química, en la Ingeniería o en la Ecología. Así que no creo que estemos ante una cuestión de inmadurez de las ideas. Más teniendo en cuenta la cantidad ingente de novelas de fantasmas, vampiros y códigos secretos que se venden cada mes en las librerías. Y si hablamos de calidad literaria... mejor no hablemos de calidad literaria. Los clásicos tampoco se venden tanto.


Muchas de las referencias en Ciencia Ficción tienen base científica. La gente lee para entretenerse, no para perderse con descripciones inalcanzables, como conocer los detalles de funcionamiento de los motores de la Nostromo; o lee para ser más culta. Lo que nos lleva de nuevo al gran agujero de nuestra "cultura": la ciencia, esa gran desconocida. Es un reflejo de la convicción de que si empleamos tiempo para leernos algo de lo que podamos aprender, y elegimos un tema científico, no sacaríamos el mismo provecho y nos perderíamos a las pocas páginas.


Admitir que la edad de los lectores determina los temas por los que se interesan sería como decir que sólo existen científicos jóvenes, o filósofos viejos. Aunque inconscientemente tendamos a imaginarnos a Sócrates y a Platón con barbas blancas, no debemos dejarnos arrastrar por nuestras propias ficciones.

8 comentarios:

Aida dijo...

La verdad es que a mí, desde pequeña, siempre me han gustado los libros "de mayores".
De todas formas, cualquier libro es bueno si hace que adquieras un hábito de lectura...

Darthz dijo...

La edad es algo tan relativo como la experiencia. Así, habrá algunos que con quince lean a Proust (ejemplo sacado de la realidad), y otros que con 50 no lean más que el Marca (corroborado igual). Y Rimbaud fue un niño genio y otros no escribieron del todo bien hasta rozar la senectud.

De aquí que no podamos juzgar con tanta ligereza la edad. Los géneros, como bien dices, se mueven también por gustos estéticos, o sea, coetáneos, de la época. Antes del Quijote estaban de moda los libros de caballería, en el siglo XVIII se puso de moda lo intelectual y en el XX lo histórico-bélico. ¿Por qué? Porque somos hijos de nuestro tiempo, como dijo alguien sin tener tal vez ni mucha idea de lo que decía pero sentenciando una verdad atemporal.

Gu dijo...

Nu se. A mí de pequeña me gustaba leer libros "de adultos" (sobre todo los clásicos y los de Stephen King), y ahora me encanta leer libros que se consideran "más jóvenes" (ciencia-ficción y fantasía épica).

Igual estoy involucionando mis gustos literarios, pero la verdad es que no le doy ninguna importancia. Leo lo que quiero leer, y eso me hace feliz ^_^

naTTs R dijo...

Qué buena reflexión. Creo, como tú, que el sabor de una novela está sujeto a las circunstancias del lector. Cuando tenía unos 15-16 empecé a leer a Ken Follet, Pilares, para ser exactos. Al año siguiente volví a leerlo y aprecié otros muchos matices que no se debían simplemente a una segunda lectura. La edad ayuda a comprender y a valorar en mayor medida una obra literaria, desde luego, pero eso no implica que los jovenes no deban atreverse con novelas para adultos, o viceversa.
Hay autores que desde luego son infumables a ciertas edades, pero lo mejor es dejar que el propio lector experimente y lo descubra, o que lea por recomendación de otra persona.

Un saludo
naTTs

Álvaro dijo...

Sí, la ciencia ficción posee muchas reflexiones de corte filosófico. El problema es que pasan por frikadas. Si se describieran en términos que la gente comprendiera (o sea, sin alusiones a la ciencia) entonces se tomarían en serio.

La otra opción es aprender a valorar la ciencia, pero bah...

´´Saray´´ dijo...

Pues espero que las novelas de ciencia-ficción no se sigan considerando sólo para un público juvenil porque sino tengo un problema (32 años en unos días...) :)

Yo de pequeñita leía mucho a Delibes, Camilo José Cela y los clásicos británicos y ¡¡me encantaban!! ahora sigo con los clásicos, literatura rusa, canadiense, manuales sobre ajedrez/ciencia, ensayos sobre filosofía etc, etc, etc y además me encantan los YA books= young adult books vamos la literatura juvenil.

Es más, en EE.UU suelen hacer reading challenges de YA books (leerse un número determinado de libros en un año) y la mayoría de participantes son gente de entre 25y 55 años, muchos profesores y bibliotecarios que se han aficionado a leerlos.

Creo que es sano leer libros de todos los géneros; nos abre la mente y nos hace comprender mejor a personas de otras generaciones con ello aumentando nuestra empatía.

En lo que no he creído nunca y me parece pésimo es que aún las librerías promocionen libros como ´´éstos son para niños y éstos para niñas´´. Cada crío es un mundo y no se debería generalizar así.

Un saludo.

Leralion dijo...

@Aida: Desde luego, lo mejor para que los más pequeños adquiera el hábito es que se interesen por lo que leen. Las lecturas obligatorias de escuelas e institutos a menudo hacen un flaco favor al respecto.

@Darthz: Desde luego, las conclusiones estadísticas no son más que generalizaciones y, por más que lo intentemos, no podemos desligarnos del contexto en que vivimos. A pesar de la paradójica existencia de frases que, aparentemente, no envejecen.

@Gu: Veo cierta correlación entre los cambios en tus preferencias literarias y las ganas de matar jefes, políticos y representantes de la SGAE.

@naTTs R: Hay algo terrible en "Los Pilares de la Tierra" que crea dependencia a partir del segundo centenar de páginas.

@Álvaro: Y es que, como dicen por ahí, mejor se dejaran de gastar millonadas en lanzar aparatitos al espacio o estampar pares de partículas y emplearan ese dinero en solucionar el problema del hambre en el mundo.

@''Saray'': Como se suele decir, la riqueza está en la diversidad. Si nos gusta leer es inevitable que bebamos de muchas fuentes. Con el tiempo el cuerpo te pide un cambio de ideas, de ambientación, que te llevará a descubrir nuevos autores, y éstos a otros... No se puede parar. Bienvenida, y felicidades. :)

Alcyone Abaira dijo...

los mejores libros, son para mi gusto aquellos que tienen una lectura para cada edad. recuerdo haber leido con mi padre "la historia inteminable", yo con 12 años, el con 45, y para cada uno fue un libro diferente. Apasionante para los dos, y completamente distinto para cada uno.

Los generos no dependen por tanto de la edad, pero la edad hace que tu comprensión de lo que lees tenga mayor o menor profundidad, un sentido distinto.