lunes, marzo 10, 2008

2061, Odisea tres.

Han pasado cincuenta años tras los acontecimientos de la entrega anterior. Desde los tiempos en que el doctor Floyd caminara sobre la Tierra la era espacial ha seguido su curso. La diáspora humana se ha extendido por buena parte del Sistema Solar. Los combustibles se han vuelto más eficientes y hay una línea regular de viajes inter-coloniales. A pesar de todo, algunos lugares –como Venus, o Europa- continúan siendo parajes inhóspitos y misteriosos.


El cometa Halley acudirá religiosamente a su cita con el Sol y la nave Universe se propondrá posarse sobre su núcleo. Lo que comienza siendo un viaje de placer para un grupo de famosos se ve truncado por un extraño accidente… al otro lado del sistema solar.


La tercera parte de la famosa saga de Clarke se presenta con pocas novedades. La trama se desarrolla en la misma línea que las anteriores: un viaje espacial, descrito con todo detalle. Aunque en esta ocasión la fecha en la que transcurren los acontecimientos le da carta blanca para especular un poco más sobre los avances tecnológicos. El argumento es menos pretencioso que el de cualquiera de las dos anteriores entregas y, en mi opinión, se nota un bajón en calidad. Parece que deja la puerta abierta para la cuarta y última odisea, ya tan lejana, en 3001.

1 comentario:

sarina dijo...

y por fin t vi :)

ya se q no dije nada dl texto...