viernes, enero 19, 2007

El Juego de Ender.

A menudo nos ponen novelas por las nubes que hinchamos e imaginamos tan altas y tan bellas que al devorar las páginas por nuestra cuenta y riesgo nos pegamos tal desilusión que apetece meterse a bombero. El juego de Ender es una de esas pruebas de que si un libro es una obra de arte da igual cómo te lo hayan pintado. Así que no me hagáis caso, por si acaso.

Es una novela de ciencia ficción. Y hay batallitas y simuladores. Pero tiene algo que siempre me ha gustado en este tipo de libros: no se consagran páginas y páginas a explicarte el universo, la geografía, la historia, ni la riqueza del trasfondo. Todo eso se te muestra, entretejido con la acción, en las dosis adecuadas para inducirte el gusanillo. El futuro, un nuevo orden político, una raza de alienígenas hostiles, una guerra interestelar. La desesperación de la presa, y también la última esperanza. La Humanidad necesita a alguien para combatir a los insectores. Ender es una joven promesa, que se irá formando a medida que desfilen las páginas.

Novela psicológica. Olvídate del protagonista plano y comprende las decisiones y emociones de Ender. Las emociones de Ender son las emociones humanas. Jugar con ellas es un arte sutil. Como envolver al lector.
También nos habla de talante, señores. Un contacto bastante creíble con seres extraterrestres. Algo que muchas veces se echa demasiado en falta en la ciencia ficción y cuando se ve te quedas maravillado.
Eso no es todo. El texto está salpicado de ideas y detalles muy buenos. Muy cuidados y la mayoría coherentes con la ciencia.
En ningún momento aburrido y totalmente recomendable.

2 comentarios:

agente_naranja dijo...

Chulo, ¿eh?

A mí me sorprendió bastante. Había leído ya cosas de Scott Card, pero no me esperaba para nada una novela así.

Lo malo es ver (en mi opinión) cómo va decayendo la serie. El segundo, "La voz de los muertos", me gustó mucho también, pero los otros dos...

Aunque supongo que, para gustos, colores.

Besotes

Juan dijo...

Pues mira, a mi "Ender el Xenocida" me gustó mas que "La Voz de los Muertos".
Tengo varios libros en la recámara de Orson Scott Card, pero me da miedo que el "Juego de Ender" haya puesto el listón demasiado alto.

Un saludo