jueves, junio 14, 2007

Falsos Dioses.

La Gran Cruzada. Tiempos de unión, tiempos de conquista. Tiempos de reencuentros y de glorias. Tiempos de sangre. Sobre todo sangre, mucha sangre. La humanidad vive la culminación de su momento sin darse cuenta de su brevedad, a la espera de tiempos todavía mejores. Algo está pudriendo los mismísimos pilares del Imperio antes de la anexión completa de la Galaxia.
La segunda entrega de la Herejía de Horus nos relata los oscuros y polémicos sucesos en Davin, que marcarán el curso de los acontecimientos en los milenios sucesivos.
Los eruditos en trasfondo de Warhammer 40,000 podrán leer -no sin cierto regocijo- cómo se extienden las creencias del Lectio Divinitatus, hazañas de los Astartes, la gran trama del Caos. Traiciones y lealtades. Pero sobre todo confusión en las mentes de los personajes -ya sean guerreros, rememoradores, iteradores o los mismísimos primarcas- cuando, de una forma u otra, la realidad sobre la que se habían apoyado hasta el momento se desmorona ante sus ojos.
Tiempo de cambios, este concepto salpica toda la novela y sirve de guiño entre los aficionados. Y hablando de guiños, me alegra haber percibido en los acontecimientos esa ironía que ya parece que será característica a lo largo de toda la saga y hará que merezca la pena leerla.

Desde mi punto de vista, el segundo volumen flojea algo respecto al primero. Es comprensible en realidad. La primera entrega se limitó a presentar hazañas de la Cruzada para dar un panorama de la situación antes de la Herejía, creando así una atmósfera nostálgica por los hechos no sucedidos. En Falsos Dioses, Graham McNeill tuvo que afrontar el que quizás sea el momento más delicado y polémico de la saga: La conversión de Horus. Por fortuna, no es que me haya parecido demasiado brusca pero, como siempre suele ocurrir en este tipo de cosas, no estoy convencido del todo. Aunque es evidente que se guardan cosas en el tintero y habrá que esperar a la siguiente novela.

Lectura recomendable para cualquier adepto de 40K en la que descubrirá detalles y algunas cosas nuevas de uno de los principales ejes de trasfondo del juego.

7 comentarios:

coroncha dijo...

(lamento arruinar el tema...

borra este comentario despues que lo hayas leido...)

Reglas:
1. Cada jugador cuenta 8 cosas de sí mismo.
2. Además de las 8 cosas tiene que escribir en su blog las reglas.
3. Por último tiene que seleccionar a otras 8 personas y escribir sus nombres/blog.
4. Por supuesto, no hay que olvidar dejarles un comentario - que han sido seleccionadas para este juego

Leralion dijo...

Sí, Coroncha, lo había leído. No dudes que contestaré, y sobre todo no olvides que algún día te la devolveré con creces.

Luis/Pijares dijo...

El marine de la imagen eres tú. Claramente.

Leralion dijo...

¡Blasfemo! ¡Es el Emperador!

agente_naranja dijo...

Anda. ¡Si Coroncha tiene blog!

P'a la saca.

Besotes

coroncha dijo...

gu...
no solo lo tengo...sino que leo el tuyo con frecuencia.... ;)

Leralion dijo...

Pero qué poco lo promocionas.